historia del mueble
Decoracion

El mueble y su evolución a lo largo de los años

En la Antigua Grecia la madera era el material utilizado para fabricar los muebles y ésta se recubría con metales o maderas más finas. Para decorarlo se solía pintar.

Las mesas eran trípodes de madera y tenían un tamaño pequeño. Las camas de la habitación para dormir consistían en una montaña de pieles. Luego se creó el “Kline”, que permitía tanto acostarse como comer. Las opciones para sentarse consistían en sillas de patas curvas con un respaldo un poco inclinado y los cofres también se utilizaban como asientos, siendo una forma común de amueblar las casas.

En el Imperio Romano, además de la madera se utilizó el bronce. En algunas ocasiones los muebles de bronce se recubrían con plata y metales preciosos. En otras ocasiones se hacían incrustaciones o se cincelaban. No se utilizaban muchos muebles en las casas y a pesar de ello había gran variedad.

Un ejemplo claro eran los cinco tipos de mesas que tenían diferentes formas geométricas y con diferente cantidad de patas. Respecto a los asientos, había taburetes con respaldo, otros sin brazos, sillas entronizadas y también lechos que se usaban durante los banquetes así como sillones.

Durante la época Paleocristiana-Bizantina los muebles eran utilitarios y el material más utilizado fue la madera aunque también había muebles completamente metálicos. Las sillas eran rígidas y las mesas eran tableros sobre caballetes. En relación a lo que tiene que ver con las camas, en esta época se usaron solamente para el descanso. Las cabeceras de éstas eran elevadas y se decoraban, cubriéndose con cortinas y con telas.

En referencia al mueble gótico, fue en ese período en donde nacieron los armarios que provenían del arca. En Francia las camas eran con dosel y los asientos característicos fueron el taburete de 3 patas y la silla en forma de tijera.

Durante el Renacimiento el dormitorio se volvió exclusivo, dejando de ser el lugar para comer también. En esta época se aprecia en España un mueble típico: el bargueño en sus muchas variedades. Respecto a los asientos se puede destacar el sillón frailero que tenía patas cuadradas y asiento y respaldo de baqueta (almohadillado o con cuero repujado).

El Barroco se caracterizó por el mobiliario francés y este por la influencia de Luis XIV, conocido como “el Rey Sol”. Se trató de un mueble rico por donde se lo mire y también macizo. Durante el período Neoclásico las formas de los muebles se vuelven más geométricas y sus líneas rectas. En la época del Imperio y del Romanticismo se puede considerar el fin de los muebles históricos. A partir de aquí se desarrollan nuevos y diferentes estilos pero son en cierta forma desviaciones de estilos anteriores.

Este es en resumen la historia del mueble que llega hasta nuestros días. ¿Qué te ha parecido?

Hola, pues soy Sandra. Me encanta la decoración, la moda, el estilo, y sobre todo ser mujer. En este blog aporto mis noticias más interesantes, así como consejos para decorar tu hogar, y otras cosas más. ¿Te apetece leerme?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *